La ruta circular del reciclado de los plásticos

Todo lo que siempre quisiste saber sobre el reciclado de los plásticos

Una alianza por el reciclado del plástico

En Cicloplast llevamos más de dos décadas trabajando por la economía circular de los plásticos, una gran oportunidad para favorecer el medioambiente. Por eso promovemos la cultura del reciclado desde la fabricación de materia prima hasta el consumidor final, y tratamos de sumar esfuerzos entre empresas, Administración Pública y ciudadanos.

¿Te quieres implicar?

A continuación, te aportaremos toda la información que necesitas sobre el reciclado de los plásticos.

¡Acompáñanos en el apasionante viaje de la economía circular del plástico!

¿Qué es la

economía circular?

La economía circular es una estrategia sostenible que busca alargar la vida útil de los productos y su reciclaje, con el fin de que puedan volver a introducirse en el proceso y tener nuevos usos. Este modelo, en el que los residuos se convierten en nuevos recursos, está cada vez más implantado en el sector del plástico. Los proyectos destinados a fabricar nuevos productos y materiales con plástico reciclado contribuyen a la preservación del medioambiente.

El viaje circular de los

envases de plástico domésticos

Te invitamos a acompañar a los envases de plástico domésticos por un apasionante viaje que los llevará a convertirse en un nuevo producto reciclado.

Nuestra ruta tiene 4 etapas.
¿Empezamos?

Etapa 1

La recogida selectiva

Etapa 2

La selección de materiales

Etapa 3

El reciclado de plásticos

Etapa 4

Nuevos productos hechos con plástico reciclado

Etapa 1

La recogida selectiva

Separar correcta y selectivamente en cada domicilio los residuos de envases es el primer paso, y el más importante, para que envases como los plásticos sean reciclados.

Nuestros envases de plástico deben ir al contenedor amarillo.

Mientras que en otros países europeos solo se depositan en los contenedores para su posterior reciclado las botellas, en España se reciclan todo tipo de envases plásticos domésticos, tanto rígidos como flexibles. Esto garantiza que se recicle el 100% de los envases plásticos depositados en el contenedor amarillo.

¿Sabías que España dispone de más de

0

contenedores amarillos

para reciclar envases domésticos (plásticos, metales y bricks),
y que estos cubren al

0 %

de la población?

Etapa 2

La selección de materiales

Los envases recogidos en el contenedor amarillo no solo son de plástico. Para que nuestro envase acabe en una planta de reciclado específica para plástico, primero hay que separarlo de las latas y los briks.

De ello se encargan las plantas de selección de materiales. Hay más de 97 instalaciones de este tipo repartidas por toda España.

Este es el proceso que siguen para separar los distintos materiales:

  1. Una cinta transportadora eleva las bolsas de basura procedentes del contenedor amarillo hasta la zona de clasificación.
  2. Las bolsas se abren en un rompedor y liberan su contenido en la cinta de clasificación.
  3. Un túnel con grandes imanes preselecciona los metales.
  4. Ya sea manualmente o mediante distintos automatismos, se efectúa la selección del resto de los materiales.
  5. Los plásticos se dividen en diferentes familias, como mínimo cuatro:
    • PET: botellas de agua y refrescos.
    • PEAD: envases de detergentes y alimentación.
    • Film plástico: bolsas y filmes.
    • Plástico mixto: yogures, bandejas, envases de alimentación, etc.
  6. Las distintas categorías de plástico se apilan hasta formar balas de plásticos.

Estas balas serán el medio de transporte hacia la próxima etapa de nuestro viaje.

Etapa 3

El reciclado de plásticos

Las balas de plásticos llegan a la planta de reciclado, donde siguen su proceso de revalorización:

  1. Se trituran.
  2. Se someten a varias etapas de lavado.
  3. Tras el secado, se homogenizan para formar un aglomerado plástico.
  4. Se extrusionan hasta formar largos filamentos.
  5. Se grancean para obtener unas pequeñas bolitas (granza) que se almacenan en sacos.

Nuestro antiguo envase ya se ha convertido, junto con otros muchos residuos, en una nueva materia disponible para nuevas aplicaciones.

Etapa 4

Nuevos productos hechos con plástico reciclado

Llega la hora de fabricar nuevos productos con granza. En este punto es donde la innovación y el desarrollo cobran un papel primordial para completar nuestro viaje circular.

Tradicionalmente, los productos más comunes hechos con plástico reciclado han sido tuberías, piezas industriales, bolsas y láminas. Sin embargo, en España existen otros mercados para el plástico reciclado, como el mobiliario urbano o el textil.

En otros países, las Administraciones Públicas son los principales consumidores de productos a base de plástico reciclado. Se usa mucho en señalización viaria, postes, vallas, bancos, columpios para parques, bolardos, etc.

¿Quieres descubrir todo

en lo que se puede convertir

el plástico que se recicla?

Desmontando falsos mitos

sobre el plástico

¿Crees saberlo todo sobre el plástico y su reciclabilidad?

Existen muchos falsos mitos que distorsionan la percepción social sobre la sostenibilidad de este material. Te invitamos a reflexionar sobre estas 9 ideas preconcebidas para que puedas forjar tu propia opinión.

Realidad

Solo el 4% del petróleo se destina a la fabricación de plásticos. De hecho, usar plásticos permite ahorrar en la utilización de este combustible, ya que nos ayudan a consumir menos energía en aplicaciones como la calefacción o el transporte, que representan el 96% del consumo de petróleo. Además, al final de la vida útil del plástico se puede recuperar su valor.

Realidad

Los países más comprometidos con el medioambiente muestran altos índices de reciclado tanto material como energético.

Realidad

Solemos imaginar el plástico formando altas montañas de residuos en los vertederos, pero cada vez crece más la revalorización de este material. Además, el 55% de las aplicaciones de los materiales plásticos son elementos de larga vida para la construcción, la fabricación de automóviles, etc.

grafica consumo

Realidad

Los camiones están compartimentados y pueden realizar simultáneamente la recogida selectiva y la recogida de rechazo que no puede reciclarse.

Realidad

Tanto los envases rígidos como los filmes, bolsas de plástico, envases metálicos y briks tienen cabida en el contenedor amarillo. Las plantas de selección cuentan con aspiradores que seleccionan el film y las bolsas de plástico.

 

Realidad

El problema de las bolsas no radica en el material con el que estén fabricadas, sino en el hecho de que tengan un solo uso. Los informes ambientales sobre bolsas en Europa reflejan que, cuanto más reutilizable es una bolsa, menor es su impacto ambiental. Por ejemplo, reutilizar una bolsa para depositar en ella la basura o los envases reciclables ayuda a disminuir su huella ecológica.

 

Realidad

Los plásticos ayudan a ahorrar energía. Un informe de Denkstatt concluyó que el consumo de energía de los plásticos era de 4.270 gigajoules al año, frente a los 6.690 gigajoules anuales de materiales alternativos, un 57% más.

 

Realidad

Los plásticos contribuyen a reducir las emisiones de gases de efecto invernadero. Según el informe Denkstatt, los materiales alternativos generan un 61% más de gases que el plástico.

Realidad

Existen plásticos biodegradables y que por lo tanto se descomponen en elementos químicos naturales. En lo que a los plásticos convencionales se refiere, son reciclables, igual que tantos otros materiales, como los metales o el vidrio.